Cuatro nobles y caritativas matronas

03 marzo 2008

matronas.jpg

Desde los años que siguen a la muerte de Cristo, la Iglesia primitiva se fijará, como prioridad, remediar la pobreza y enfermedad que entonces, como durante muchos siglos después, irán permanentemente unidas.
Cuidar a los enfermos se convertirá en la misión más trascendente de todo cristiano, mejor dicho, de toda cristiana. Diaconisas, viudas, vírgenes, etc., componen parte del grupo de caritativas mujeres que dedicarán su tiempo a mitigar sufrimiento y hambre.
A esta relación muy pronto se unirá un nuevo grupo, tan escaso -apenas se conocen quince- como poderoso: las matronas romanas.
Una auténtica elite de la sociedad cristiana que resultará trascendental para la consolidación de una institución -el hospital de pobres- que ha comenzado tímidamente a surgir, gracias al esfuerzo de otra notable mujer, Elena, madre del emperador Constantino.
Gracias a los escritos de San Jerónimo, conocemos los nombres de las cuatro más importantes matronas que vivieron en la Roma de los siglos IV y V: Marcela, Fabiola, Paula y su hija Eustaquia.
Marcela va a ser, sin duda alguna, la maestra de este grupo de notables matronas. Junto a ella, Paula, Eustaquia y Fabiola aprenderán los secretos de la enfermería, las habilidades en los vendajes, la elaboración y el buen uso de hierbas y ungüentos.
Paula va a alternar la caritativa enfermería con el cultivo del griego y el hebreo. Considerada una de las mujeres más culta de su siglo, ayudará a San Jerónimo a realizar la versión latina de las Sagradas Escrituras, conocida como Vulgata.
Años más tarde, Paula junto a su hija Eustaquia, se traslada a Palestina fundando en Belén un hospital en el que se presta asistencia a los enfermos y a los peregrinos que llegan a Tierra Santa.
Aunque todas ellas tuvieron en San Jerónimo el más entusiasta de los biógrafos, será Fabiola, quien de entre ellas, llegue a nuestros días gozando de más altas cotas de popularidad.
Ello gracias a una novela -llevada más tarde al cine- Fabiola o la Iglesia de las catacumbas, lectura obligada de muchas generaciones de jóvenes. Una obra cuyo autor, el cardenal Nicholas Patrich Wisseman (1802-1865), nacido en Sevilla -todavía es posible ver la placa conmemorativa en la fachada de la casa en la que vivió, muy próxima a la catedral sevillana- y que llegaría a alcanzar la alta dignidad de arzobispo de Westminster.
Fabiola que pertenecía a la famosa familia de los Fabios, a los que Plutarco hace descender de un hijo de Hércules, tuvo la desgracia de casarse con "un hombre licencioso", del que acabó divorciándose.
Desde aquel día Fabiola se dedicó a ejercer la caridad, dirigida por San Jerónimo, y rodeada de sus amigas Marcela, Paula y Eustaquia.
Le cabe el honor a Fabiola de haber fundado en Roma, el año 390, el primer Hospital o nosocomium, creado en Occidente para enfermos pobres.
La creación de estos hospitales como institución caritativa para el cuidado de los enfermos pobres es -como asegura Sigerist—una notable aportación del cristianismo de los siglos IV y V.
El año 395 viaja a Jerusalén, para visitar las instituciones para cuidado de los enfermos que habían creado Eustaquia y Paula.
De regreso a Roma crea un nuevo hospital para pobres y peregrinos en Ostia, en el cual se cuenta que servía ella misma a los enfermos, y donde, en el año 399, muere Fabiola.
San Jerónimo, su maestro y amigo, escribe este panegírico:

comllas.gif Fabiola buscaba a los enfermos y hambrientos por las calles y los caminos de Roma(…) ¡ cuán a menudo la he visto llevando en sus brazos a estas víctimas lastimeras, sucias y repulsivas, con enfermedades espantosas!.
¡Cuántas veces la he visto lavando heridas cuyo olor fétido impedía alas demás personas ni siquiera acercarse!. Ella daba de comer a los enfermos con sus propias manos y reanimaba a los moribundos con pequeñas cantidades de alimento

8 comentarios

  • Yo creo que es muy importante destacar el hecho de que en los años siguientes a la muerte de Cristo, adquiriera para la Iglesia una mayor importancia el cuidado de los enfermos pobres, la misión de cuidar a estos enfermos, es propia de un grupo formado por Diaconisas, Viudas, etc y también por una figura muy importante perteneciente a la nobleza como son las Matronas Romanas, que son una pieza fundamental de la sociedad romana para la consolidacion del Hospital del pobre que comenzó gracias a los esfuerzos de Elena que era la madre del Emperador Constantino.
    Hay que destacar, el hecho de que surjan en este momento los Hospitales de los pobres en los cuales se atiende a las personas que estan enfermas, pero que no disponen de los medios adecuados y en los que se cuenta con una serie de personas como son las matronas que se encargan de su cuidadado. Es importante destacar el hecho de que las matronas que perteneciendo a la nobleza se ocuparan ellas mismas de el cuidado de lo enfermos, de su alimentación y su higiene.
    Gracias a estos Hospitales, los pobres podían ser atendidos y no se morían por causas desconocidas en cualquier esquina, ignorados por la sociedad. Estas matronas eran un grupo de mujeres caritativas romanas que dedicaban su tiempo a alibiar en la medida que podían el sufrimiento y el dolor de los demas, a estas mujeres que anteponían el dolor ajeno a ellas mismas se las considera el antecedente de las actuales enfermeras, que son como aquellas matronas, mujeres que se encargan de cuidar a las prersonas que estan enfermas e intentan aliviar su dolor en la medida de lo posible.En mi opinión estas matronas tienen gran parte de culpa de que actualmente contemos con hospitales en los que se nos atiende cuando no nos encontramos del todo bien independientemente de nuestra clase social.
    http://perso.wanadoo.es/aniorte_nic/apunt_histor_enfermer6.htm.
    http://mujeresderoma.blogspot.com/2006_09_01_archive.html.
    http://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=292.
    http://ar.geocities.com/misa_tridentina06/enero/31f.html.

  • Miguel Angel Arribas says:

    Estimada Beatriz.

    Muy agradecido por tu documentado comentario.
    Resulta sorprendente y emotivo el camino que tuvo que recorrer la mujer para alcanzar su vocación médica.
    Gracias también por tus enlaces.
    Un afectuoso saludo
    Miguel Angel

  • Mª Teresa Bodoque Burgos says:

    Durante la edad media la necesidad de caridad y de atención eran tan necesarios como hoy en día, ya que este tipo de actos humildes y de gran importacia para la sociedad se siguen dando, siendo en su mayoría protagonizados también por mujeres y en muchos casos por eclesiásticas tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.
    Estas cuatro nobles patricias romanas supusieron un ejemplo de cumplimiento de los preceptos católicos de ayudar al prógimo, siendo éste el desfavorecido, el enfermo, el pobre y no una opción mucho más fácil o más sencilla como una persona querida o un familiar..la importacia de que fuera ésta clase social la que decidió volcarse hacia el necesitado fue que sus acciones eran visibles a la sociedad y además disponían de los recursos materiales e influencias para conseguir sus objetivos.Capaces de, como
    Santa Paula de transformar su casa en un hospital o Fabiola que levantó un hospital en Roma. La decisión, esfuerzo y dedicación de estas mujeres colaboró en la sanación de cientos personas, las cuales si no hubieran recibido tratamiento o simplemente un lugar donde morir dignamente hubieran aumentando la insalubridad de las calles y campos, enegreciendo más aún una época tan oscura en nuestra historia como lo fue la edad media.

    http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0025-76802004000300015&lng=es&nrm=iso
    bibliaamada.org/nuevo_index/espanol/santos/santos087a.html
    http://www.mercaba.org/SANTORAL/Vida/01/01-26_PAULA_E_HIJA.htm

  • Miguel Angel Arribas says:

    Estimada María Teresa:

    Muy agradecido por la lectura, tu comentario y las aportaciones a este apasionante tema de la caridad de los primeros cristianos con los pobres y enfermos de Roma.
    La lógica limitación de la extensión del post, obliga a resumir tam n amplio e interesante tema.
    A lo largo de la serie veremos la historia de otras mujeres que practicaran la caridad desde su vocación cristiana: Santa Hildegarda, Santa Isabel de Hungría , etc.
    Saludos afectuosos.
    Miguel Angel

  • Helia González Rivero says:

    La caridad y entrega a los demás siempre han sido partes fundamentales de la vocación médica y científica. O al menos así debería ser. El caso de estas cuatro mujeres plasma de una manera clarísima la esencia de la profesión. Como se señalaba en otro comentario, las mujeres en la historia siempre se han dedicado a cuidar del enfermo y del desamparado con un toque especial. Resulta especialmente destacable como el cristianismo, a pesar de extenderse entre las clases pobres, también alcanzó a las mujeres nobles. Este es el caso de estas cuatro mujeres patricias, la clase más pudiente de la sociedad romana. Marcela, Fabiola, Paula y Eustaquia. Ellas mismas se dedicaron al cuidado de los enfermos constituyendo así un hito importantísimo en la historia de la enfermería. Tras la lectura a grandes rasgos de sus vidas, la que más me ha sorprendido en Fabiola. Como se convierte al cristianismo e invierte su fortuna en el cuidado de enfermos. Como crea un hospital en su propio palacio. Un grupo más de referentes sobre los que pasarse a leer un rato.

    http://perso.wanadoo.es/aniorte_nic/apunt_histor_enfermer6.htm

    http://www.filosofia.org/cla/gue/guerp217.htm

    http://anm.encolombia.com/academ25363-enfermeria1.htm

  • Miguel Angel Arribas says:

    Estimada Helia:

    La medicina cristiana a los pobres y enfermos que se realiza a lo largo de toda la Edad Media va a poner los cimientos de lo que será la medicina hospitalaria.

    Los grandes hospitales que se van creando por toda Europa están animados por este espíritu caritativo. Hablaremos de ellos próximamente.

    Afectuosos saludos

  • Susana Martínez says:

    La institución conocida con el nombre de hospital tiene su origen en la caridad cristiana. Los hospitales eran conocidos como un lugar de refugio para los pobres, enfermos, gente que no tenía hogar, etc. La inmensa mayoría de estos hospitales para pobres estaban patrocinados por particulares que eran personas cristianas, caritativas y muy piadosas como fue el caso de Marcela, Fabiola, Paula y Eustaquia. Pocas personas pueden tener conocimiento de las vidas de estas cristianas. Sin embargo, podemos hacer un paralelismo del trabajo que estas nobles matronas ejercieron con los pobres, con el que ejerció la Madre Teresa de Calcuta (más conocida por nosotros por su cercanía en el tiempo)Teresa de Calcuta también empezó a compartir su vida en las calles de Calcuta con los más pobres, los enfermos y los hambrientos, creó hospitales, enseñó a leer a los niños pobres y ayudó a las personas enfermas de lepra…
    La bondad de estas nobles mujeres al igual que la de la Madre Teresa era tan grande que dedicaron su vida al cuidado de los demás.

    http://www.mujeryciencia.es/2008/03/03/cuatro-nobles-y-caritativas-matronas/#comments

    http://es.wikipedia.org/wiki/Agnes_Gonxha_Bojaxhiu

    http://blogs.periodistadigital.com/humanismo.php/2007/01/24/dos-detalles-de-los-primeros-tiempos-que

  • roman pavon says:

    esta lectura nos enseña como se crearon los primeros hospitales pero lo que no me gusto de esto es que no reflejan la historia de cada una de las primeras enfermeras que hubo en el mundo principalmente este texto se refleja mas hacia el catolicismo por que no muestran la historia real de estas enfermeras y no las representen como unas santas o unas diosas garcias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *